Hummus con betabel

Estamos en un momento complicado del año, donde en el DF es normal que podamos tener todas las estaciones en un mismo día y preparar un canapé para este clima puede resultar complicado.

Quizá se nos antoje hornear algo, pero en el momento de servir esté haciendo un calorón o tengamos ganas de hacer una fresca ensalada y el clima nos traicione con un frío repentino acompañado de fuertes lluvias. Este platillo tiene las características perfectas para servirlo a cualquier hora, sin importar que el día esté gris o sumamente brilloso.

El hummus es un platillo bastante conocido y preciado en distintas culturas, pero el giro que le damos en esta ocasión con el betabel hará que puedas sorprender a cualquier invitado con el color y sabor tan particulares de esta receta.

Es importante ser pacientes con el cultivo del betabel pues es una verdura que germina con bastante lentitud, pero las plántulas una vez que han arraigado crecen con bastante rapidez. Una ventaja de cultivarlos en casa es que podemos arrancar las raíces antes de que sean grandes y leñosas (que es como normalmente nos los venden el en supermercado). El sabor será inmejorable si los cosechamos a tiempo y tenemos cuidado de no sobrepasarnos con el riego.

Recuerda guardar las hojas de los betabeles para preparar alguna ensalada.

…………………………

Hummus con betabel

3 Tazas de garbanzo fresco.
2 Betabeles medianos.
2 Dientes de ajo.
6 Cucharadas de aceite de oliva.
3 Cucharadas de Tahini (Pasta de sésamo).
Jugo de 3 limones.
1/4 cucharadita de comino.
1/2 cucharadita de pimienta roja molida.
1/2 Taza de agua caliente.
Sal y Pimienta al gusto.
 

Para acompañar:

Bastoncitos de apio.
Pan pita horneado.

…………………………

Hervir los garbanzos y los betabeles hasta que queden suaves. Enjuagar y escurrir. Reservar una cucharada de garbanzos cocidos para decorar.

Poner el ajo en el procesador de comida e incorporar todos los ingredientes excepto el agua y mezclar de 3 a 4 minutos. Incorporar el agua poco a poco, hasta que la mezcla quede cremosa pero con cuerpo.

Verificar sazón y consistencia, agregando un poco más de agua si lo requiere. Al refrigerar se asentará un poco, así que hazlo un poco más corredizo de lo que lo quieres.

Sirve en un plato junto con los apios y pan pita y decora con los garbanzos enteros.