Este año hemos tenido un verano raro. No ha hecho el calor que otros años nos invita a sacar los vestidos y a ensuciarnos los pies usando sandalias a diario. El sol unicamente se ha asomado a ratos, un par de días que nos hacen creer que en efecto estamos en agosto. Y sin embargo la lluvia no nos defrauda. Hemos tenido buenos aguaceros y días de esos grises que a muchos no les gustan pero que nosotras disfrutamos enormemente.

Quién sabe si es el olor del agua, la nostalgia obligada o las ganas de apapacho lo que nos encanta. Lo que tenemos por cierto es que estos días nos fascina acompañarlos de muchas bebidas calientitas. Como para compensar un poco las ganas del vestido veraniego.

En esta ocasión la receta que presentamos se nos ocurrió para aprovechar una de las plantas que se ha dado de maravilla en nuestro huerto. La manzanilla con sus pequeñas flores a veces puede ser un poco simple cuando está sola. Se nos ocurrió acompañarla con un poco de menta del balcón y unos bastoncitos de jengibre. Y qué maravilla. No dejes de probar esta deliciosa infusión que te proporcionará el apapacho perfecto. Prepara una olla grande y tómala caliente o fría. De esta manera tendrás una rica bebida para estos días de clima tan loco.

LA RECETA

………………..

1 Manojo de manzanilla fresca
1 Manojo de menta fresca
3cm de jengibre cortado en bastones
Miel de abeja o de agave al gusto
1 litro de agua

………………..

En una olla mediana pon a hervir el agua junto con todos los ingredientes, menos la miel. Una vez que comience a hervir, baja el fuego y deja que se realice la infusión por cinco minutos.

Cuela la infusión en una taza  y agrega la miel de tu preferencia en la cantidad que te guste.

Para un té helado, puedes dejar la infusión hervir por diez minutos para obtener un resultado más concentrado y poder colarla directamente sobre un vaso con hielos.