Existen varios factores que se deben considerar para decidir dónde ubicar el huerto:

  • Una de las variables importantes a considerar es el sol. Es muy importante que la zona que elijas reciba al menos cinco horas al día de luz solar directa. Tus plantas necesitan mucha energía para crecer fuertes.
  • Ubica tu huerto casero cerca de una fuente de agua. Si tienes que caminar grandes distancias o hacer recorridos complicados cargando agua, es muy probable que te des por vencido o que termines regando menos de lo necesario.
  • No necesitas espacios grandes para sembrar. En un balcón o patio soleado, por más chico que sea, se pueden producir cosechas importantes para tu consumo personal. Sé creativo con los contadores que utilizas para aprovechar el espacio al máximo.
  • El huerto debe estar cerca de ti. Es importante que tengas un fácil acceso al lugar donde se encuentra para poder visitarlo y cuidarlo constantemente.